• Karina Olivares

Termas del Sol: descanso y desconexión





El sur de Chile tiene encantos que me hacen volver una y otra vez. En mi último recorrido contemplé como parada obligada uno de sus encantos, las fuentes termales que se insertan en bellos paisajes naturales. Esta vez, les comentaré de una en particular, ubicada en Puelo, al sur de Cochamó, en la Región de Los Lagos…. las “Termas del sol”


Mi recorrido para llegar fue desde Hornopirén, dado la ruta que estaba haciendo. En este camino existe un largo tramo de tierra, con muchas curvas y diferentes pendientes, hay que manejar con precaución. Desde Cochamó también hay un tramo de camino de tierra, pero de mejores condiciones. Ambos caminos son tan lindos que no vale la pena andar apurado. Relájate y disfruta.

Un gran letrero de madera indica el acceso que te lleva a la zona de estacionamientos, entrada principal y boletería donde recibes las indicaciones.




La entrada a las termas corresponde a un Pase Diario, es decir, puedes hacer uso de las termas durante todo el día (de lunes a domingo), pudiendo salir y volver cuando quieras dentro del horario de funcionamiento de 08:00 a 21:30 hrs.


Dado la pandemia, las termas funcionan por orden de llegada hasta completar el aforo. Sin embargo, también existe la posibilidad de hacer una reserva en su página web para asegurarte que puedas entrar, sobre todo en esta fecha de alta demanda. (www.termasdelsol.cl)


Desde que entras comienzas a sentir la desconexión. El camino hacia las termas es una pasarela de madera de accesibilidad universal rodeada de un bosque donde predominan los arrayanes, también te encuentras con un caudal de agua que te hace detenerte para observar.


Las instalaciones de las termas son de muy buen nivel. La cafetería ofrece variedades de sándwich, pizzas, sopas, pasteles y distintos bebestibles, donde destacan las cervezas artesanales de la zona. Los baños y camarines son amplios, cómodos, limpios y están al lado de donde comienza el recorrido de las termas.


Son 10 las piscinas termales de piedra más un sector de barro termal que se conectan por una pasarela de madera. Entre ellas hay terrazas con asientos, quitasoles y hermosas plantas de nalcas, entre otras. Todas cuentan con una vista panorámica hacia los cerros y el lago, lo que junto al agua cálida generan un ambiente armonioso para el descanso y la desconexión. Las temperaturas de las piscinas varían desde 36° a 45° y tienen distintas formas y profundidades, por lo que puedes buscar la que más te acomode y simplemente... ¡dedicarte a descansar!


Dentro de la infraestructura también existe una sala para paseos de empresa, apta para actividades en equipo.


Decidí escribir de estas termas no sólo por su gran infraestructura y bella ubicación, algo más llamó mi atención, y fueron las personas que ahí trabajan. La atención que recibí en este lugar fue muy buena, desde el comienzo; la persona que vende la entrada, los de la cafetería, los que constantemente están revisando las temperaturas de las piscinas, las personas encargadas de mantener limpio, todos, todos tuvieron siempre una actitud muy amable y servicial, lo que hizo que el lugar fuera aún más grato. Por lo que pude conversar con uno de ellos, supe que varios son de lugares lejanos por lo que hacen turnos de días y alojan juntos en instalaciones adecuadas a metros de las termas. Esto hace que entre ellos, por unos días, funcionen como una familia. ¡Muchas gracias por todo!







84 visualizaciones0 comentarios