• Julián Roberto Soria

Teotihuacán: un lugar donde los turistas se convierten en dioses.




Teotihuacán es uno de los lugares imperdibles y obligados a visitar durante su estancia en

México. Ubicado solamente a unos 60 kilómetros de Ciudad de México, se encuentra una de las zonas arqueológicas más visitadas por nacionales y extranjeros. El tramo por autopista se realiza en aproximadamente una hora y 15 minutos desde la capital.


Es recomendado pernoctar la noche anterior en San Juan de Las Pirámides, para observar al amanecer los globos multicolores sobrevolando todo el complejo de Teotihuacán.


Las Pirámides del Sol y de la Luna, son el atractivo cultural – histórico preferido durante todo el año. Considerada una de las principales y mayores construcciones de Mesoamérica, la Pirámide del Sol guarda en su interior y a lo largo de la llamada Calzada de Los Muertos, todos los recintos culturales, reflejando los siete grados del fuego sagrado.


La Pirámide de la Luna, cuenta con doce templetes alusivos a las visitas y pasajes de los cielos Azteca y Mayas. En la época prehispánica, fue considerada una de las construcciones más grandes del mundo y hoy cobra mayor vigencia debido al significado de cada

una de sus estructuras en su entorno, demostrando el gran avance arquitectónico de la época.


La Calzada de los Muertos



Es el punto ideal para iniciar el recorrido a lo largo de sus casi 4 kilómetros observando templos, como el de La Serpiente Emplumada, Caracoles Emplumados y otras estructuras dedicadas a la Agricultura.


A lo largo de todo el paseo, puede informarse con las placas indicadoras de cada uno de los puntos a visitar y su origen. Los Guías de Turismo juegan un rol preponderante como asesores para todos los visitantes. Es muy recomendable acompañarse de un asesor en la materia. Como también es recomendable llegar alrededor de as nueve de la mañana,

para poder observar con la luz solar, todo el esplender del recinto piramidal.


Después del recorrido, ingresar a los museos es culminar una gira extraordinaria llena de historia, emociones y cultura. Al terminar su visita, a lo largo del camino de acceso encuentra muchos restaurantes con variedad de comida mexicana y bebidas típicas de la región, entre ellas la exquisita agua de tuna o una limonada con sal o azucarada. Una Barbacoa al horno en hoja de plátano, acompañada con guacamole y quesadillas rellenas de chicharrón, queso y papas.

¡Visite Teotihuacán y llénese de energía!


Fotos: Roberto Soria.





47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo