• andregaedo

El encanto de Puerto Viejo

Este lugar encanta de principio a fin; sus instalaciones, su acotada, pero increíble carta, sus habitaciones con vista incomparable, todo es perfecto para trabajar y descansar.


Enclavado justo en frente de la pequeña, pero encantadora playa de Llico, en la costa de la provincia de Curicó, región del Maule, se encuentra el Hotel Puerto Viejo. El recinto combina perfecto con la geografía del lugar y aprovecha a la perfección cada espacio.


Es mi primera vez en este hotel y la primera vez que salgo en pandemia, por tanto me preparo para cumplir con los protocolos que nos exige el recinto para seguridad de todos. Al ingreso nos piden sanitizar nuestras maletas y nos toman la temperatura, entre otras medidas preventivas del Covid-19. El trámite es breve y en cuestión de minutos estamos instalados en nuestra habitación (sanitizada) perfectamente decorada y con una vista incomparable del Océano Pacífico. Si no fuera por lo prometedora que se ve la carta, me habría quedado a descansar un rato.


Puerto Viejo tiene un comedor increíble, pero la terraza invita a almorzar afuera; nos reciben con "el aperitivo del día", un trago dulce que puede prepararse con arándanos o frambuesa y que está lleno de frescura.


Partimos con un piqueo; revisamos las alternativas y nos quedamos con un exquisito ceviche y un plato de incluye jaiba y palta. Ingredientes de primer nivel, frescura y sabor son parte de esta primera experiencia culinaria en Puerto Viejo. De fondo escogimos una lasaña de jaiba y fetuccini en salsa de mariscos: indescriptible regalo al paladar.


La carta de Puerto Viejo es acotada, pero sus preparaciones son tan únicas y especiales, que no es necesario agregar ningún otro plato. La lista de postres invita finalizar el almuerzo de una manera perfecta... tortas, brownie, helado, chilenitos, le dan el toque dulce perfecto.


Pese a la tranquilidad de Llico y del Hotel Puerto Viejo, hay mucho que hacer; el recinto cuenta con piscina temperada, sauna, masajes, tinas calientes, jacuzzi al aire libre, salones para reuniones y cancha de tenis. También se pueden realizar diversas actividades tales como trekking, bicicleta, senderismo, surf.


La caleta de Llico también es un gran panorama; diariamente se puede ver llegar a los pescadores con productos recién extraídos del mar y a módicos precios.


El pueblo de Llico es pequeño, sin embargo una caminata por la playa o subir el cerro para apreciar la puesta de sol es un panorama increíble; también están todos los atractivos que hay en los alrededores, partiendo por el Lago y el pueblo de Vichuquén, Iloca, Duao, Boyeruca.


Llico encanta por sí solo, pero el Hotel Puerto Viejo hace aún más sublime la estadía en esta pequeña localidad de la costa de la comuna de Vichuquén, provincia de Curicó, región del Maule. ¡Sin duda, volveremos!


Para mayor información: www.puertoviejollico.cl





344 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo